Cena en el cantonés (no tan) misterioso de Barcelona


 

En esta publicación comento mi primera experiencia en un restaurante chino auténtico de Barcelona.

 

Image

Xiao y yo en El Raval

 

Hace tres años, como hago cada año, visité Barcelona para ver a mi gran amiga Elena. Allí quedamos con Xiao, un filólogo hispánico de Dalian, que había conocido en Bilbao gracias a Couchsurfing. Xiao vive entre su ciudad y Barcelona, donde realiza su tesis doctoral en la que compara La Celestina con una obra literaria clásica china.

Como a Elena y a mí nos gusta lo exótico, pedimos a Xiao que nos llevase a un restaurante auténtico que conociese. Su primera opción fue un restaurante del norte, de su zona, con barbacoa en la mesa al estilo coreano, pero resultó que estaba cerrado. Sin embargo, en la Dreta de l’Eixample, cerca de la parada de metro Tetuán, hay un montón de restaurantes y bares chinos, y no tardamos en encontrar uno abierto.

 

Aunque la sirvan como cerveza china en casi todos los restaurantes chinos, la cerveza Tsingtao no es especialmente apreciada por los chinos; ya que, aunque la fábrica esté en la ciudad del mismo nombre, la construyeron occidentales y no la consideran como algo propio.

Aunque la sirvan como cerveza china en casi todos los restaurantes chinos, la cerveza Tsingtao no es especialmente apreciada por los chinos; ya que, aunque la fábrica esté en la ciudad del mismo nombre, la construyeron occidentales y no la consideran como algo propio.

 

El restaurante Bo On no parecía nada del otro mundo: el típico chino cutrillo de barrio con decoración hortera, y el aspecto oscuro y poco limpio del interior no auguraban nada nuevo, pero nos aguardaban grandes sorpresas. Es un restaurante de comida cantonesa, considerada tanto por chinos como por extranjeros la mejor cocina de China.

Como buenos novatos, dejamos que Xiao eligiese todos los platos, y aunque ahora creo que no quiso arriesgarse mucho, el resultado fue fantástico: lechuga en salsa de ostras, dim sun (raviolis rellenos al vapor). cerdo con miel, pan relleno de cerdo, pato asado, bolas de pasta de arroz rellenas de sésamo (dulce)…

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

Lo que sí fue una gran sorpresa fue el arroz relleno de cerdo envuelto en hoja de loto. El arroz queda aplastado en una masa pegajosa con un intenso olor a hierba, y el relleno de cerdo picado con verduras es una delicia. La verdad es que luego solo he vuelto a ver este plato en forma de paquetitos triangulares, a menudo atados con hilo, y rellenos de brotes de soja o un poco de carne de cerdo.

 

 

Otro gran descubrimiento fue el licor que nos sirvieron al final: Kaoliang. Se trata de un licor de sorgo (cereal que en Europa solo tiene usos industriales) de unos 59 graditos de nada. La verdad es que no sabe a nada, pero es beberse un trago y la garganta te arde. Al de un rato, notas cómo te va bajando un licor por el pecho, y resulta un digestivo de lo más eficaz. Eso sí, ojito que con un par de chupitos saldrás del restaurante más que contento, sobre todo si has estado bebiendo algo de alcohol durante la cena.

 

284738_2260162430520_2123111_n

Licor de sorgo de 59 grados

 

A partir de entonces, casi siempre que vamos a cenar a un restaurante misterioso, pido este licor. Al grito de “¡kampei!”, como manda la tradición, todo el mundo bebe sus vasos de un trago,  y es gracioso ver las reacciones y caras de todos, sobre todo las de quienes lo prueban por primera vez. Si vas a invitar a algún incauto, mejor no le cuentes cuál es su graduación. Si vas con alguien experimentado, un concurso de quién puede mantener el tipo tras beberse un trago puede ser divertido.

 

 

Lo mejor: descubrir el licor de sorgo y lo contentos que salimos tras dos chupitos.

Lo peor: lo lúgubre que es el sitio y que no sea insultantemente barato como otros restaurantes misteriosos.

¿Volveremos? ¡No sé por qué no hemos vuelto todavía!

Nota: frente al Bo On hay un bar con el cartel escrito en furiosos caracteres chinos donde sirven gran variedad de tallarines insultantemente baratos.

 

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Barcelona, Chinos, Ciudades, Guangdong, Restaurantes, Tetuán y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Cena en el cantonés (no tan) misterioso de Barcelona

  1. Álvaro dijo:

    Fan. Soy fan. Lo que sí se puede mejorar un poquito también es la calidad de las fotos. Hay servicios online que te hace un ajuste de niveles y de color y te las dejan fetén.

  2. Bego dijo:

    Genial. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s